Escultura realizada en torno y arcilla

5to. FESTIVAL OLLIN KAN 2008 TLALPAN, DF.

Posted: abril 28th, 2008 | Author: | Filed under: Las Artes | 74 Comments »

Häiti: Africa en el Caribe

Este año el 5to. Festival Ollín Kan 2008 Tlalpan, invitó a la Sra. Ana María Portillo a aparticipar con su Colección Privada de Arte Häitiano. La Sra. Portillo durante los años que vivió en Häiti coleccionó obra artística de los pintores y escultores häitianos. Dicho aservo cuenta con una escultura en cerámica, que hice en Häiti cuando estuve viviendo en ese país, lleva el título de Filigrane, allá, ella la adquirió, por lo que me siento muy agasajada de estar presente en su colección y en la resiente exposición de este festival.

La exposición estará presente en el Museo de Historia de Tlalpan del 21 de abril al 18 de Mayo.

Invitacion (frente)

Invitacion (reverso)


Poemas de Francisco Azuela

Posted: abril 28th, 2008 | Author: | Filed under: Historia, Las Artes | 5 Comments »

El poeta Guanajuatense Francisco Azuela, quién actualmente reside en La Paz, Bolivia, me escribió siete poemas, alusivos a siete esculturas expuestas en la muestra “El paisaje en la escultura” en la Galería de Arte Carlos Olachea, los
cuales público a continuación.

La luz brilla hasta borrarlo todo

La luz brilla hasta borrarlo todo

Volcán de nubes
en racimo de sueños
y montañas,
espectro de luces,
geometrías cúbicas,
formas y signos en ojos de caracol.

 

Entre charcos, piedras y riscos

Entre charcos, piedras y riscos

Hombres de madera,
desierto de árboles esbeltos carcomidos por el tiempo
en su raíz profunda,
abandonados de la humanidad,
cansancio de siglos,
antigüedad del llanto en su larga soledad.

 

Como si fuera una extensión

Como si fuera una extensión

A medio abrir voces de luz,
como conchas marinas
cantan las cerámicas sus sueños antiguos,
se da la armonía en un color de fuego
y arena ardiente,
cuerpo y forma
unidos en destellos de universo.

 

Juegos de luz y sombra, montes y brazas

Juegos de luz y sombra, montes y brazas

Formas geométricas y oblicuas,
líneas y superficies limpias
en su medio espiral de luces
como cuellos de cisne
en figuras sólidas,
rayos luminosos
color de otoño incendia el horizonte.

 

Escultura Claro de Luna

Claro de Luna

Rostros ocultos
en la desolación,
ángulos y perfiles
donde quedó inscrito en sus formas metálicas
el sonido de su idioma.

Ojos de espinas,
sombras y lamentos
donde el dolor es hábito
y la tristeza virtud.

 

ceramica.jpeg

Sombras de la noche al ombro

Monumentos líticos,
fantasmas pétreos
rostros de piel y piedra
cantan de pie sus armonías,
el río corre en su imagen del tiempo
lleva sus piedras al amanecer
rescatando la memoria.

 

ceramica2.jpg

Cuando el viento sopla

El Quijote está vivo
en sus vientos de arena, de nubes y montaña
donde la roca se hizo un sueño
en la memoria histórica de nuestro tiempo.


Curso de joyería en plata “Arte Joya Argentum”

Posted: abril 24th, 2008 | Author: | Filed under: Las Artes | No Comments »

En el curso de joyería hice tres piezas usando barros regionales con esmaltes y plata.

Jolleria III Jolleria I Jolleria II


III Bienal Nacional de Cerámica 2008, Costa Rica

Posted: abril 24th, 2008 | Author: | Filed under: Las Artes, Viajes | 1 Comment »

La Escuela de Artes Plásticas y la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica me invitaron a participar de jurado para la III Bienal Nacional de Cerámica 2008, en San José, Costa Rica. En el Centro Cultural Mexicano se hizo la selección, se premiaron las piezas y otros eventos alucivos a la bienal. En sus salas se expusieron las piezas seleccionadas. Participé con el ceramista mexicano, el Sr. Mario Covarrubias en los eventos y en la presentación del material audiovisual. En el taller de cerámica de la Escuela de Artes Plásticas se llevó la práctica, del tema: “¿cómo hacer una frita para vidriar piezas cerámicas?”. La Profesora Iveth Guier nos llevó a Santa Ana a visitar los centros más destacados de cerámica. En el Centro Cultural Mexicano presenté un audiovisual donde expusé mi trabajo de cerámica a lo largo de los años. El Sr. Covarrubias expuso temas sobre la cerámica tradicional y la cerámica contemporánea mexicana. También habló del tipo de cerámica que fábrica. Concluímos con un conversatorio sobre arte y artesanía.


Poesía y ADN

Posted: abril 23rd, 2008 | Author: | Filed under: Las Artes | 12 Comments »

En la inaguración de mi exposición, “El paisaje en la escultura” el Sr. Leonardo Varela, conocido escritor y poeta Bajacaliforniano, fue quién se refirió ante el público asistente dando una consisa y elocuente lectura que le llamó “Poesía y ADN”. En dicha presentación se refirió a mi obra expuesta y a mi trascendencia como artista. Adjunto el texto “Poesía y ADN.

Poesía y ADN por Leonardo Varela

Hace tiempo me pregunto qué es la poesía. Cada vez que me hago esa pregunta aparecen una o varias respuestas, lo que me lleva a pensar que no hay ninguna respuesta. O que la poesía no es algo que existe, sino algo que sucede: no un objeto sino su sombra, es decir el reflejo de algo que en realidad no vemos sino a través de su reflejo.

Agradezco mucho a mi amigo José Guadalupe Ojeda Aguilar que me haya permitido conocer la obra de Mayela Leiva, y agradezco todavía más a Mayela que me invite a presentar esta muestra de su habilidad y talento. Como ya se habrán dado cuenta, aprovecharé la invitación, lo mejor que pueda, para decir unas breves palabras acerca de la poesía en la obra de Mayela, o mejor dicho de la poesía que sucede a través y gracias a la obra de Mayela Leiva.

Decía que la poesía no es algo que existe sino sucede, y eso que en el terreno de la literatura es un tanto escabroso, ante las esculturas de esta exposición me resulta totalmente comprensible, concreto y literalmente, palpable.

Encuentro en ellas poesía porque el barro primigenio de que están hechas, a pesar de sus transformaciones, conserva la clara memoria de un origen que como dijera el poeta Raúl Antonio Cota, “no es marino ni aéreo”, sino las dos cosas a la vez y muchas otras, incluso tal vez biológico y cósmico.

Existe en ellas ese fenómeno que llamamos poesía porque Mayela ha logrado preservar el placer de la forma que se produce al contacto con la mano hábil del artesano y porque registró en ese contacto la voluntad creadora del cerebro del artista. No hay poesía sin artesanía, pero la artesanía no se transforma en arte hasta que arde en los hornos del corazón y el cerebro.

Sólo entonces, después de formarse (o deformarse) por la conciencia, adquiere su cualidad definitiva, se convierte por derecho propio en algo artificial que ha salido de nuestras manos y sin embargo se inserta perfectamente dentro del orden natural, como si Dios o la genética lo hubieran diseñado.

Así aparecen estas formas, estos volúmenes densos y a la vez volátiles donde transcurre la imaginación de Mayela Leiva, su revisitación poética del paisaje sudcaliforniano, en una dimensión de búsqueda formal y calidad estética que nos permite descubrir lo conocido en lo desconocido, reconocernos en el misterio de nuestra insularidad y cifrar nuestra memoria en todas esas dólmenes, perfiles y acantilados que digirió transformándolos, reconstruyéndolos, reinventándolos.

No tengo duda de que en sus esculturas pétreas y aladas, está y no está cualquier lugar y sitio natural de los que cercan nuestra vista cotidianamente, aunque en proteica mutación, como si Mayela hubiera logrado inocular en ellos su propio código genético. Eso que llamamos “estilo” y no es otra cosa que la traducción de una personalidad a una forma.

Entonces, completo la idea: la poesía no es algo que existe en el mundo sino algo que sucede en nuestra conciencia cuando dejamos que el mundo se funda con nuestra genética, que se confundan el paisaje y el alma, los otros y nosotros, la vida y los objetos.

En “El paisaje de la escultura” existe un diálogo amatorio, una erótica entre natura y cultura, una feliz imbricación de lo que el ojo percibe y lo que la mano provoca, sin ceder jamás a las tentaciones de la “re-presentación”, es decir al acto reiterado, sino más bien aspirando a la “re-creación”, es decir la experiencia fundacional de una realidad siempre inédita, que surge a partir de los sentidos y sólo regresa a ellos después de haber formulado, por mecanismos de intuición, su más compleja matemática.

Hay síntesis, poesía, clasicismo y modernidad en estas esculturas que traslucen libertad y dignidad, temperamento experimental que no se agota en el experimento, sino que desemboca en el orden: fluido orden dinámico donde se resumen experiencia y creatividad, madurez de una artista que ha recorrido el mundo y expuesto en lugares como Egipto, Portugal, Argelia, Estados Unidos, Haití y México, sin perder la sensación del barro cartaginés con que forjó las primeras piezas en su natal Costa Rica.