Escultura realizada en torno y arcilla

Mi quehacer artístico en La Paz

Posted: junio 2nd, 2007 | Author: | Filed under: Las Artes, Viajes | No Comments »

Llegué a La Paz en el verano del año pasado, en cuanto pude empecé a involucrarme en la escultura, en la cerámica y el quehacer artístico. He estado trabajando en varios materiales, entre ellos en chatarra, con Manao Kuno, con él buscamos materiales de desperdicio metálico para construir esculturas. En madera, en el curso de talla en madera, con Francisco Gómes, conseguí varias maderas regionales como el cardón, guamuchi, palo fierro, etc. Con los cuales, diseñé, trabajé y tallé e hice esculturas. En la Universidad Autónoma de Baja California Sur, asisto al taller universitario de escultura en cerámica, con la profesora Patricia Hernández, donde he hecho esculturas en baja temperatura, tomando como referencia la vegetación regional. Una de mis inquietudes ha sido trabajar con los barros o arcillas que se encuentran en este lugar. El regresar a trabajar en baja temperatura, me recuerda los primeros juguetes que hice en Agua Caliente, Cartago, cuando iba a visitar a mi hermana, Carmen, y a Rodolfo su marido, quienes me llevaban a la ladrillera, ahí empecé a modelar y a conocer la arcilla, los ladrillos y los hornos. En Costa Rica, la arcilla, se encuentra en muchos lugares, en los cortes laterales de las carreteras, en los bancos de los ríos, en lechos arcillosos superficiales, etc. Me encantaba hacer viajes de exploración y tomar muestras de todo tipo de arcillas, las que habían de diferentes colores, también había piedras que al triturarlas y ponerles agua se usaban para hacer colores. La Paz por ser una región desértica, la producción de cerámica es pequeña. Por el deseo de hacer cacharros y otras piezas, empecé a buscar ceramistas y artesanos, barros, hornos y otros materiales. Conseguí barros de San Pedro, de Los Divisaderos, El Rosario, Valle Perdido, Todos Santos, etc. Los barros los he recogido directamente de los lugares de origen. Los he tenido que limpiar, moler, lavar, dejarlos podrir por largo tiempo, tamizar y adherir un desfloculante. Los barros contienen mucha arena, impurezas y óxido de hierro. Con estos barros he podido hacer esculturas y piezas tanto a mano, como en torno. Los barros torneados no permiten cortes, ni uniones, ya que todas las piezas que hice se cuartearon y agrietaron. En cuanto a la decoración de las piezas he experimentado con muchos engobes, los cuales han dado gran colorido a las piezas. Los engobes, los he realizado tomando como base, los barros con que he trabajado, sumando otras materias primas cerámicas y óxidos colorantes. Los he aplicado en piezas en dureza de cuero y cocidas o en bizcocho, han dado muy buenos resultados, en cuanto al color y la adhesión a las piezas. He hecho vidriados con fritas, sin plomo, dando muy buenos acabados y terminados en las piezas. Por contar con poca cantidad de materias primas, he tenido que esmaltar por aspersión, técnica que ha dado buena calidad, color y terminados satisfactorios. Parte del trabajo de los engobes y vidriados, como el acarreo y limpieza de las arcillas, los he realizado con mi colega Pilar, quién me ha ayudado, facilitado, su horno y su taller. En el espacio ofrecido, por la oficina de Culturas Populares, con la exposición “Alta y baja”, me permite mostrar una faceta de mi trabajo en cerámica de piezas funcionales, como son los tazones, recipientes y otras piezas decorativas elaboradas con torno y técnicas manuales. Todas son piezas únicas. Estas piezas están coloreadas con engobes y esmaltes de alta temperatura, horneadas en horno de gas a 1300° C. Mi preferencia en la cerámica, es hacer esculturas. Las que elaboro con torno, usando técnicas manuales y combinadas. Durante mi estadía en Chicago, hice esculturas, en porcelana, con arcilla stoneware, en torno y con diferentes técnicas tanto de confección como de decoración de las mismas. Espero tener la oportunidad de exhibirlas al público en una próxima exposición, en está ciudad.